Siempre contigo… O al menos un ratito

Yo soy una mujer de novelas cortas. Cortas porque las leo muy deprisa (aunque sean largas) o cortas porque las prefiero narradas en su justa medida. Y es que a ver, no nos engañemos: cuando las historias se alargan más de la cuenta lo único que uno puede conseguir es morirse de sueño. Innecesariamente.

Ahora bien: ¿qué sucede cuando una historia que iba desarrollándose de forma adecuada se ve atropellada por un final precipitado? Esta es la sensación que me ha dejado Siempre contigo, de Christian Martins.

Otra de highlanders

Siguiendo con la estela de lecturas highlanderiles, decidí darle una oportunidad a este autor (hombre, por cierto) cuya historia prometía una mezcla entre romance y leyenda de las tierras altas.

Todo gira entorno a Blair y Ailsa, dos jóvenes que ven sus destinos marcados desde muy temprana edad por culpa de una criatura maldita. Las circunstancias en las que se conocen condicionan la forma que tendrán de verse en adelante, y lo sucedido será un secreto oscuro, maldito.

Pasado y presente, corte final

La ambientación de la historia está estupendamente creada: los seres de las highlands, el castillo, los paisajes… Digamos que hay dos etapas fundamentales en la historia, una primera en la que los protagonistas son todavía niños (para que conozcamos aquello que sucedió y marcó sus destinos) y una segunda cuando ambos son ya adultos, en la que las consecuencias del pasado se hacen patentes.

Lo que me decepcionó de la historia

El problema, a mi juicio, se encuentra en la segunda parte de la narración, especialmente hacia el final. Es como si el autor hubiera dedicado mucho mimo a describir las escenas que conducen al desenlace, pero luego optara por resolver el conflicto lo antes posible. Cuando consigues lo más difícil, que alguien supere las primeras páginas de la historia, es fundamental no decepcionar a ese alguien; mantener el ritmo y dar espacio suficiente a la historia para que los personajes se desarrollen, crezcan y   alcancen ese final feliz que todos deseamos.

Christian nos prepara muy bien para que podamos compadecer a Ailsa, odiar a Blair (y quererlo) pero muy poco para verlos interactuar o para conocer mejor el mundo que habitan. Por eso esta lectura me ha dejado un sabor de boca agridulce, de lo que pudo ser y no fue. Merecía personajes más desarrollados y una trama quizás más extensa para darles cabida.

Conclusión

El resultado: una historia entretenida, correcta, pero que me deja con la sensación de haber perdido el cuadernillo con las últimas cincuenta páginas del libro.

Si vosotras la habéis leído, me gustaría saber vuestra opinión y si tuvisteis una sensación parecida.

¡Hasta pronto!

Otros libros que pueden gustarte

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *